Episodio 06 - La Aerodinámica

Tecnología evolutiva

 

Entrevista con
Edoardo Lenoci,
Ducati Aerodynamic Development Manager.

En Ducati empezamos a investigar y desarrollar la aerodinámica de las motos antes que nadie. Fuimos los primeros en introducir innovaciones aerodinámicas en la competición de motociclismo más importante del mundo. Y esto es un hecho.

El desarrollo de las metodologías aerodinámicas está inevitablemente ligado a Ducati Corse y a los prototipos de carrera únicos, diseñados para un contexto en el que cada milésima de segundo puede marcar la diferencia y en el que el listón de la excelencia está puesto muy alto. Los proyectos cambian y evolucionan de temporada en temporada, pero algunos hitos perduran.

Hablamos de ello con Edoardo Lenoci, Ducati Aerodynamic Development Manager.

“El proyecto aerodinámico GP16 ha sido sin duda nuestro proyecto con las mejores prestaciones y eficacia. La evolución del reglamento de MotoGP no nos ha permitido continuar el desarrollo en esa dirección y todos los perfiles aerodinámicos permitidos hoy incluyen el cierre de las líneas en C, que en general es menos eficiente.

Nuestro proyecto era mejor y desde hace tiempo buscábamos la manera de continuar su desarrollo después de la interrupción en 2017. Dar una vida nueva a nuestro mejor proyecto aerodinámico.”

Los motores de Ducati siempre han alcanzado las mejores prestaciones en el mundo de las carreras, esto no es nada nuevo. Sin embargo, cuando uno posee tesoros capaces de una potencia tan grande, conseguir transferirla correctamente al suelo es lo más importante. Y aquí la aerodinámica desempeña un papel fundamental.

“La carga vertical que la configuración alas de la GP16 consigue generar en 1708 es fenomenal. Si tomamos nuestra Panigale V4 como punto de partida, la actualización del paquete aerodinámico de la V42020 aumenta la fuerza descendente en un 30%, pero la que implementamos en el proyecto 1708 alcanza a un 50%. Son números muy significativos y el impacto en el estilo de conducción es instantáneo.”

 

 

La verdadera innovación no complica: simplifica. La implementación de este paquete aerodinámico en 1708 facilita la conducción de la moto. Aprovecha completamente la potencia del vehículo, limitando la necesidad de sistemas electrónicos para reducir el suministro de potencia. La carga vertical en la parte delantera favorece la gestión de la aceleración. Esto permite abrir antes el acelerador y al mismo tiempo mantener la moto pegada al suelo.

“Generalmente se piensa que una moto muy avanzada requiere un enorme trabajo de contribución electrónica, pero no es así. Si se ajustan las diferentes características dinámicas y aerodinámicas, la moto requiere en realidad menos electrónica. Las superficies de las alas actúan de manera inteligente desarrollando estabilidad a medida que aumenta la velocidad, reduciendo por ejemplo la necesidad de que se activen los sistemas de anti-wheelie. Este es un aspecto muy evidente a la salida de las curvas y en plena aceleración, donde limitando la intervención de la electrónica, el par el par motor se reduce en menor medida.”

 

Durante la pruebas en Mugello, por ejemplo, descubrimos que al final de la última curva, gracias solo a la aerodinámica, habíamos conseguido ganar 8 metros de ventaja en la recta. 8 metros son muchos.

Buscar siempre nuevos caminos y encontrar soluciones alternativas innovadoras e inesperadas forma parte del ADN de Ducati. Esta innovación imprevisible es un aspecto esencial de nuestro carácter, de nuestra identidad, que a pesar de su evolución sigue siendo indudablemente Ducati.

“Trabajar a este proyecto, aplicar el desarrollo aerodinámico GP16 en esta moto, ha sido realmente importante. No solo por las prestaciones espectaculares que se han añadido, sino también por el cambio cultural que representa. Aplicando la aerodinámica en la producción de los vehículos de dos ruedas, Ducati ha inaugurado un cambio cultural en el que el trabajo de investigación en MotoGP afecta al desarrollo de las motos de serie. Una transferencia de conocimientos que de un ambiente limitado a los prototipos, cuyos materiales duran tan solo pocas carreras, genera beneficio para el apasionado, permitiéndole vivir sensaciones que antes estaban reservadas solo a los pilotos profesionales. Es un gran cambio. Y nos ayuda a que los demás acepten esta revolución como parte de la cultura del motociclismo.”