Episodio 01 - El concepto

La ligereza cobra forma

Entrevista con
Stefano Strappazzon,
coordinador del Proyecto 1708.

1708 es un proyecto que se puede concretar solo en Borgo Panigale, Bologna, en Ducati Motor Holding. Es un proyecto donde la excelencia, la ingeniería y los sueños se unen en una dirección que abarca tanto aspiraciones como realizaciones. Es un proyecto tan etéreo y a la vez sumamente concreto, compuesto de materia, sonidos, tecnologías futuristas, velocidad y emociones muy fuertes.

Hablamos de ello con Stefano Strappazzon, director del Proyecto 1708.

“El sueño de todo diseñador es poder trabajar en un proyecto como 1708. Te ofrece la oportunidad de desarrollar soluciones que de otra manera nunca podrías lanzar al mercado. Es una ocasión única, sentarse con el equipo al inicio del proyecto con la certeza de que estamos todos allí para intentar hacer lo máximo que la empresa puede lograr, crear un nuevo punto de referencia desde el punto de vista de la técnica y la investigación.”

1708 es un proyecto en el que el aspecto de ensueño es fundamental. Porque el objetivo es crear una motocicleta que pueda alcanzar una nueva cumbre de la ingeniería. Este alto propósito ha motivado al personal de Ducati a hacer todo lo posible para concebir e implementar un nuevo proceso de desarrollo que ha resultado más próximo a la aeronáutica que al motociclismo.

“Con 1708 hemos sido capaces de dar espacio a nuestra imaginación en cuanto a soluciones técnicas, materiales y procesos, con el objetivo de potenciar cada característica y conseguir las máximas prestaciones. Es un proceso similar al que sigue Ducati Corse para MotoGP, pero al final del proyecto nosotros tenemos que garantizar la completa fiabilidad de la moto durante toda su vida, no solo para la temporada de carreras en curso. Podríamos casi decir que 1708 es una MotoGP con espejos y portamatrícula”.

 

 

Todos los métodos de cálculo para las pruebas de los componentes provienen de Ducati Corse. Sin embargo, el equipo Corse no garantiza los componentes durante toda la vida de la moto, sino solo para algunas carreras o por lo menos una temporada. En 1708 usamos las mismas tecnologías y materiales que se utilizan para los prototipos, pero aseguramos una fiabilidad equivalente a la de una motocicleta de serie. Al igual que en la aeronáutica, desarrollamos un número impresionante de simulaciones virtuales, sometemos los componentes a termografías, tomografías y controles de ultrasonidos. Nuestro anhelo es que cada uno de los 500 modelos producidos sea perfecto.

“1708 es un proyecto en el que nos hemos tomado la libertad de dedicar un valioso proceso manual, casi artístico, al diseño de los componentes y del motor, para luego intervenir con todo el know-how de Ducati para consolidar la fiabilidad de cada componente como si se fabricara a nivel industrial. Es una condición que no tiene precedentes en el mundo del motociclismo, es realmente un sueño.”

 

 

Los sueños reales son todo menos inconsistentes. A partir de los sueños se generan ideas, las ideas se traducen en proyectos, los proyectos se convierten en prototipos y los prototipos en resultados y emociones. No debemos nunca subestimar los sueños. La historia de Ducati, así como su presente, muestra que los sueños son la inspiración fundamental detrás de cualquier proyecto. Sin una visión, aunque utópica, es imposible progresar.

“Los proyectos como 1708 son proyectos en los que demostramos lo que sabemos hacer. Pero también son momentos importantes para la innovación de la empresa. Mediante las pruebas de materiales compuestos definimos procesos que influyen positivamente en el know-how de toda la empresa.

Y el resultado es sorprendente, en los parámetros que lo caracterizan y las prestaciones, pero aún más en la alegría extasiada que se refleja en los rostros de nuestros pilotos cuando bajan de la moto durante las pruebas”.

Una inversión en investigación y desarrollo realmente importante para nosotros, sobre todo si consideramos que se centra en tan solo 500 modelos de edición limitada.

1708 es un proyecto absolutamente Ducati, en el que gradualmente diseñamos lo desconocido, superamos el límite de lo factible y moldeamos la ligereza en pura emoción por la velocidad.